Futuro

Transhumanismo ¿estamos al borde de un cambio evolutivo?

La polémica está servida. Y la pregunta sencilla de planteamiento, es quizás de las más complicadas de abordar, por que nos cuesta asumir que en realidad algo de este calado esté pasando o pueda ocurrir en un futuro no muy lejano. Al fin de cuentas, esta en juego, nada más y nada menos que nuestra especie en si misma.

Pero ¿Es posible que veamos la desaparición en algunas pocas generaciones del humano por una “evolución” aceleradas de los principios biológicos gracias a la ayuda inestimable de la tecnología?.

Influenciado por trabajos y obras primarias de ciencia ficción, la visión transhumanista de una futura humanidad diferente ha atraído a muchos partidarios y detractores de una amplia gama de perspectivas. El transhumanismo ha sido descrito por Francis Fukuyama influyente politólogo estadounidense de origen japonés como «la idea más peligrosa del mundo», mientras que otros como Ronald Bailey considera que es un «movimiento que personifica las más audaces, valientes, imaginativas e idealistas aspiraciones de la humanidad».

Incluso hay algunos autores consideran que la humanidad ya es hoy en día transhumana, debido entre otras a los progresos médicos en los últimos siglos que han alterado de manera tan significativa nuestra especie, que (a su juicio) poco tienen que ver con los homo sapiens originales descendientes de primates.

¿Vamos a un camino sin retorno a la era posthumana?.¿En caso de que esto ocurriera que pasaría con los humanos que aún no estén evolucionados? ¿Ser posthumano qué significa y qué es realmente?

Muchas son las preguntas, que suscitan una perspectiva de esta magnitud, científicos del todo el mundo ya no dudan de la posibilidad real sino el tiempo que tardaremos en conseguirlo.

Sin embargo el transhumanismo (abreviado como H+ o h+) no es un concepto precisamente nuevo. El significado contemporáneo del término transhumanismo fue forjado por uno de los primeros profesores de futurología, Fereidoun M. Esfandiary, conocido como FM-2030, que pensó en “los nuevos conceptos del humano” en La Nueva Escuela alrededor de 1960, cuando comenzó a identificar a las personas que adoptan tecnologías, estilos de vida y visiones del mundo transicionales a “posthumanas” como “transhumanos”.

Hoy en día es un movimiento cultural e intelectual internacional que tiene como objetivo final transformar la condición humana mediante el desarrollo y fabricación de tecnología ampliamente disponibles, que mejoren las capacidades humanas, tanto a nivel físico como psicológico o intelectual.

Los pensadores transhumanistas estudian los posibles beneficios y peligros de las nuevas tecnologías que podrían superar las limitaciones humanas fundamentales, como también la tecnoética adecuada a la hora de desarrollar y usar esas tecnologías.​

Estos especulan sosteniendo que los seres humanos pueden llegar a ser capaces de transformarse en seres con extensas capacidades, merecedores de la etiqueta “posthumano”.

Esta hipótesis se sostendría en los trabajos del filósofo británico Max More, quien empezaría a articular los principios del transhumanismo como una filosofía futurista en 1990, y a organizar en California un grupo intelectual que desde ese entonces creció en lo que hoy se llama el movimiento internacional transhumanista.

Historia del transhumanismo.

Las ideas fundamentales del transhumanismo fueron planteadas por primera vez en 1923 por el genetista británico J. B. S. Haldane en su ensayo Dédalo e Ícaro: La ciencia y el futuro, que predijo que los grandes beneficios provendrían de las aplicaciones de las ciencias avanzadas a la biología humana. En particular, él estaba interesado en el desarrollo de la ciencia de la Eugenesia, en la ectogénesis (la creación y la sostenibilidad de la vida en un ambiente artificial), y en la aplicación de la genética para mejorar características humanas, como la salud y la inteligencia.

Su ensayo provocó una avalancha de interés académico y popular. J. D. Bernal,  científico irlandés, nacido en Nenagh, cristalógrafo de la Universidad de Cambridge, escribió El mundo, la carne y el diablo en 1929, en la cual especula sobre las perspectivas de colonización espacial y sobre cambios radicales en el cuerpo humano y la inteligencia a través de la biónica y las mejoras cognitivas.[12]​

El biólogo Julian Huxley (hermano del famoso escritor y filósofo Aldous Huxley autor de entre otros grandes éxitos Un mundo feliz) es generalmente considerado como el fundador del “transhumanismo”, acuñando el término en un artículo escrito en 1957:

Hasta ahora la vida humana ha sido, en general, como Hobbes la describió, “desagradable, brutal y corta”; la gran mayoría de los seres humanos (si aún no han muerto jóvenes) han sido afectados con la miseria… podemos sostener justificadamente la creencia de que existen estas tierras de posibilidad, y que las actuales limitaciones y frustraciones miserables de nuestra existencia podrían ser en gran medida sobrellevadas… La especie humana, si lo desea, puede trascenderse a sí misma – y no sólo de forma esporádica, un individuo aquí de una manera, un individuo no de otra manera, sino en su totalidad, como humanidad.​

Pero tuvieron que pasar algunos años hasta que a finales de la década de los 50 y principios de los 60 volvieran a surgir escritos y pensadores interesados en el concepto de la evolución transhumanista, como por ejemplo el científico informático Marvin Minsky que escribió en la década de los 60 sobre las relaciones entre el ser humano y la inteligencia artificial. ​En las décadas siguientes, este campo siguió generando pensadores influyentes, como Hans Moravec y Raymond Kurzweil, que osciló entre el ámbito científico-técnico y en especulaciones utópicas y distópicas futuristas.​

En 1972, Robert Ettinger contribuyó al concepto de “transhumannidad” en su libro Man into Superman. FM-2030 publicó el Upwingers Manifesto en 1973.

Pero no sería hasta la década de los 80, a la limón de una tecnología electrónica que empezaba a inundar la vida común y en los albores del desarrollo de la informática actual, cuando nace el movimiento transhumano.

Los primeros autodenominados transhumanistas se reunieron formalmente a principios de 1980 en la Universidad de California en Los Ángeles, que se convirtió en el centro principal del pensamiento transhumanista. Allí, FM-2030 dio clases sobre sus ideas futuristas. En el local del EZTV, frecuentado por transhumanistas y otros futuristas, Natasha Vita-More presentó Breaking Away, su película experimental de 1980, que trata de la destrucción de las limitaciones biológicas, comparándolas con la gravedad terrestre, que se fue superando a medida que nos aventuramos en el espacio.

FM-2030 y Vita-More empezaron a organizar encuentros de transhumanistas en Los Ángeles, a los que acudían estudiantes de los cursos de FM-2030 y público de las producciones artísticas de Vita-More. En 1982, Vita-More escribió el Transhumanist Arts Statement, y seis años más tarde produjo el programa de televisión por cable TransCentury Update sobre la transhumanidad, un programa que llegó a tener más de cien mil espectadores.

Manifiesto de Arte Transhumano.

Somos transhumanos 
Nuestro arte integra la progresión más eminente 
de la creatividad y la sensibilidad 
fusionado por el descubrimiento.

Transhumanist Artes representan la estética y la cultura creativa de transhumanidad.
Transhumanist Los artistas están desarrollando nuevas y variadas formas de arte.
Nuestra estética y expresiones se fusionan con la ciencia y la tecnología en
el diseño de un aumento de las experiencias sensoriales.

Transhumans quieren mejorar y prolongar la vida.
Estamos diseñando las tecnologías para mejorar y prolongar la vida.
Las emociones son parte integral de nuestros sentidos y entendimiento.
Estamos diseñando las tecnologías para mejorar nuestros sentidos y entendimiento.

La ecología y la libertad transhumanista ejercicios de auto-conocimiento y auto-responsabilidad.
Si nuestro arte representa lo que somos, entonces vamos a elegir ser transhumanista
no sólo en nuestros cuerpos, sino también en nuestros valores.
Los artistas transhumanistas adoptan las innovaciones creativas de transhumanidad.
Somos activistas ardientes en la búsqueda de la transformación infinita, la superación de la muerte y la exploración del universo.

Transhumans quieren mejorar y prolongar la vida.
Estamos diseñando las tecnologías para mejorar y prolongar la vida.
Las emociones son parte integral de nuestros sentidos y entendimiento.
Estamos diseñando las tecnologías para mejorar nuestros sentidos y entendimiento.

Como Transhumanist Artes entrar en foco
A medida que más artistas se unen a nuestros esfuerzos
tal como se producen más diseños
medida que más música está compuesta
A medida que más historias se escriben
como las herramientas y las ideas de nuestro arte seguirá evolucionando,
Así también les parece.

Natasha Vita-More

En 1986, Eric Drexler publicó Engines of Creation: The Coming Era of Nanotechnology,​ que discutía las posibilidades de la nanotecnología y los ensambladores moleculares, y fundó el Foresight Institute.​ Por su parte utilizó las oficinas del Alcor Life Extension Foundation, como sede de la primera organización sin ánimo de lucro destinada a la investigación y el fomento de la criónica, pasaron a ser un centro de importancia para los futuristas. En 1988, durante el auge de la cibercultura, el filósofo Max More fundó el Instituto Extropiano y, en 1990, fue el responsable principal de una doctrina formal transhumanista que tomó la forma de Principles of Extropy.​

En 1990 estableció los fundamentos del transhumanismo moderno dándole una nueva definición:

El transhumanismo es una clase de filosofías que buscan guiarnos hacia una condición poshumana. El transhumanismo comparte muchos elementos del humanismo, incluyendo un respeto por la razón y la ciencia, un compromiso con el progreso, y una valoración de la existencia humana (o transhumana) en esta vida. […] El transhumanismo difiere del humanismo en reconocer y anticipar las alteraciones radicales en la naturaleza y las posibilidades de nuestras vidas resultado de varias ciencias y tecnologías […].

En 1998 los filósofos Nick Bostrom y David Pearce fundaron la World Transhumanist Association (WTA) hoy denominada humanityplus, una organización internacional no gubernamental que trabaja por el reconocimiento del transhumanismo como un objeto legítimo de la investigación científica y la política. En 1999, la WTA redactó y aprobó la Declaración Transhumanista.​ The Transhumanist FAQ, preparado por la WTA, dio dos definiciones formales de transhumanismo:

Por un lado el movimiento intelectual y cultural que afirma la posibilidad y la deseabilidad de mejorar fundamentalmente la condición humana a través de la razón aplicada, especialmente desarrollando y haciendo disponibles tecnologías para eliminar el envejecimiento y mejorar en gran medida las capacidades intelectuales, físicas y psicológicas.

Y por otro el estudio de las ramificaciones, promesas y peligros potenciales de las tecnologías que nos permitirán superar limitaciones humanas fundamentales, y el estudio relacionado de las materias éticas involucradas en desarrollar y emplear tales tecnologías.

En definitiva, el transhumanismo es un movimiento filosófico, cultural, tecnológico y científico que mueve mucho más de lo que en principio pudiera parecer. Y aunque podamos tener nuestras reservas ante el futuro que nos muestran, lo cierto es que las barreras tecnológicas que nos separan de la “posibilidad de conseguirlo son cada vez más delgadas”.

En sociedad digital abordaremos este fenómeno desde diferentes áreas y posiciones, tanto filosóficas como políticas y sociales, pero desde luego en nuestra intención de evaluar el impacto de la tecnología en las sociedades del nuevo milenio, la evolución trashumana va a ser sin lugar a dudas un punto de referencia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares
Share This